domingo, 20 de noviembre de 2016

No hay más ciego que el que no quiere ver!

No lo puedo evitar, de hecho creo que hasta me gusta mucho hacerlo... Cuando visito Alhama, siempre saco un momento para pasarme por el molino y sus alrededores y ver como avanza el proyecto... Y, por lo general, suelo ver algo, alguna intervención que, por pequeña que sea, tiene su repercusión en el mantenimiento del molino o de sus alrededores y eso me causa alegría, ya que supone un avance o progreso, un nuevo pasito hacia adelante...

El proyecto sigue avanzando, aunque, y por distintos motivos, más lento de lo que me gustaría. No obstante, y como ya hemos comentado, se siguen dando pasos que tienen su repercusión en el logro del objetivo que nos planteábamos cuando comenzábamos: el mantenimiento y difusión del patrimonio harinero alhameño materializado en el único molino que sigue en pie: la Fca. Molino de Harinas La Purísima.

En nuestra última visita al molino hemos podido ver como se ha mejorado el acceso a la zona, cambiando una parte del camino de gravillas, que resultaba muy escurridizo, por una estructura de hormigón en niveles, intercalados con listones de madera. Nos gusta como ha quedado, sin duda alguna es un avance en la mejora del acceso, para que pueda ser visitado por personas con dificultades.





También se ha limpiado y desbrozado el acceso al molino, así da gusto pasearse por allí...





Y en el interior del molino seguimos poniendo bombillas, aunque no tenemos luz, y costales de harina, aunque no produzcamos ni un gramo de harina. Por cierto, el costal colocado en la empaquetadora de harina es un regalo que nos hizo Juana Castillo Aranda hace tiempo, junto a muchas otras cosas que queremos poner en la cocina cuando hagamos las obras previstas. Desde aquí damos las gracias a Juana, y todos aquellos que creen y colaboran en el proyecto, ellos son los que animan a continuar trabajando en él.





Seguiremos disfrutando de todo esto... "mientras dure".

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada